Así empezó

La historia de este desmadre emprendedor empieza como muchas otras historias de emprendimiento. Una persona desesperada por estar en un trabajo godín que no va a ninguna lado, que no paga lo que debería y que exige más horas de las que son humanamente posible. Así empezó Mariana, decidida que necesitaba un cambio y saltando de un precipicio (no uno literal) sin tener muy claro como si iba alcanzar a llegar al agua o acabaría como carnitas en las piedras. Existieron momentos de desesperación, incertidumbre y de preguntarse cada 5 minutos si haber renunciado había sido la mejor opción.

Horas de yoga, meditación y de empezar a creer en la ley de la atracción, cumplieron con su efecto y repentinamente todo fue claro. Ya tenía experiencia creando planes de negocios y como buena mercadóloga, la investigación de mercados y los planes de marketing venían de manera natural; además de tener lo que muchos consideraban habilidades sociales y comunicativas bastante desarrolladas (o como decía su papá “Puedes hacer hablar a una pared”). El 5 de mayo de 2015 nace I.D.E.A Consultoría con el propósito de ayudar a emprendedores a aterrizar su proyecto a una idea de negocio que pudiera ser sustentable en el tiempo (o sea que genere ingresos), para que al igual que Mariana pudieran sumergirse en el océano azul de los emprendedores.

Mariana disfrutaba de compartir su historia colmada de éxitos, fracasos, frustraciones, risas y muchas lágrimas con quien le preguntara, pero en diciembre de 2016 decide compartirlas con el mundo y empieza el blog “El Desmadre de ser Emprendedor” (que es esta mismísima página en la que se encuentran). Y aún así, sentía que algo hacía falta. Con más de 32 propuestas desarrolladas, 16 proyectos terminados y 5 empresas que depositan su confianza mes con mes, llegó el momento de un cambio y así es como hoy I.D.E.A Consultoría se fusiona con El Desmadre de ser Emprendedor.

Esta fusión se da para crear una comunidad para emprendedores alrededor del mundo, basada únicamente en experiencias de aquellos que han intentado y fallado, se han vuelto a levantar y han alcanzado su propio éxito.

Comenta, comparte y bienvenido al Desmadre de ser Emprendedor.