El desmadre

¿Estar o no en línea? Esa es la cuestión.

Para muchos la respuesta obvia es estar en línea, sobretodo para nosotros que estamos escribiendo esto y para ti que lo estás leyendo. Pero para muchos otros, aquellos que no crecieron en una era tecnológica, la respuesta no es tan sencilla. Hoy en día muchas cosas suceden en línea, podemos enterarnos de las últimas noticias, compartir nuestras vivencias en tiempo real, además de otras cosas como conocer las promociones de nuestras marcas favoritas y hasta comprar dando click a un botón; todo esto con tan sólo tomar un teléfono inteligente y abrir una red social.

Poniendo a un lado la parte humana de las redes sociales (y el objetivo de Mark Zuckerberg que era unir a la gente), los avances tecnológicos han hecho mucho más fácil la interacción de las marcas con sus consumidores, teniendo una comunicación bilateral y constante, que genera información de valor para mejorar un producto o servicio, o sencillamente incrementar y mejorar la experiencia de compra y elevar la percepción de la marca.

¿Cómo vender en línea?

Ahora bien, estar en línea no significa lo mismo para todas las empresas. Existen muchos medios de comunicación, herramientas y redes sociales que sirven para diferentes tipos de negocios, de todos los giros y en cualquier parte del mundo; porque, seamos honestos ¿cuántos de nosotros no seguimos marcas que no existen en México, simplemente por que nos gusta su esencia y la manera en la que comunican? (además, la magia de la globalización hace posible que podamos pedir algo de su tienda en línea). Sin embargo, aún existen muchos negocios que se hacen “a la antigüita”, es decir, que el dueño sigue pensando que la mejor manera de atraer clientes es ir a tocar su puerta o que un folleto con sus productos es una mejor herramienta que una página web. Incluso hay algunos que aún le temen a la nube por qué algo no puede existir sin que se pueda ver.

Nos guste o no la tecnología, entendamos o no como funciona el internet, actualmente es importante tener presencia en línea, ya que los consumidores se han vuelto más cuidadosos al elegir un producto o servicio y la búsqueda de información es indispensable en el momento de compra. Por esto, es importante identificar que es lo que mejor funciona para tu negocio. Es importante saber si tu cliente también está en línea o es de lo que sigue apreciando mucho más una llamada telefónica o una visita.

También tenemos que conocer los recursos que nos pueden ayudar para cada aspecto de nuestro negocio. Es muy común encontrarnos a emprendedores que cuando se habla de tener presencia en línea, lo primero que les viene a la cabeza es estar en Facebook y las ventas vendrán solitas. ¡ERROR! Sí, Facebook es una de las redes sociales más grandes, pero no todos los usuarios la utilizan para comprar o tener una interacción con una marca; muchos usuarios (principalmente los baby boomers o generaciones anteriores a los millennials) la utilizan sólo para estar en contacto con su familia, subir fotos penosas de sus hijos y compartir videos de chistes.

Entonces, si tu negocio va dirigido a un mercado que no nació con un teléfono en la mano, deberás de buscar alternativas para llamar su atención y que puedan comprar de manera sencilla tu producto o servicio.

5 opciones para tener presencia online

Afortunadamente, el mundo cibernético crece cada día y por opciones no paramos.

1.Tener un lugar en donde este toda tu información. Cuando investigamos sobre una marca, lo queremos saber todo. Que productos o servicios ofrece, cuanto cuesta, que diferencia tiene con la competencia y hasta un poco de su historia. Al preguntarle al señor Google vamos a obtener muchas respuestas a estas preguntas, pero la primera fuente debe de ser tu propio sitio web. Nadie conoce mejor tu marca, así que tu eres la mejor fuente de información. No necesita ser una página muy sofisticada, pero sí debe de llamar la atención de tus futuros clientes.

2. Vende en línea. Para muchos vender en línea es tener una tienda en línea, creada y gestionada por uno mismo. Afortunadamente ya existen plataformas, tanto para productos como para servicios, que te permiten vender a través de ellos (obvio pagando una comisión) pero con la posibilidad de tener una mayor alcance y por ende mayores ventas. También existen las plataformas de afiliación, en las que personas promueven tus productos o servicios y si se realiza una venta a través de su página o blog, se llevan una comisión, convirtiéndose en tu nuevo equipo de ventas.

3. Desarrolla una estrategia de marketing digital. No te quedes sólo con tener presencia en redes sociales, toma ventaja de las herramientas para hacer campañas de e-mail marketing, colaboraciones con blogs o sitios web que puedan hablar de tu marca y crea contenido de valor para compartir en las redes sociales en las que está tu mercado meta (no todos están en el mismo lugar)

4. Utiliza los diferentes canales para hacer publicidad. Es hacer lo mismo que antes pero desde tu computadora. Youtube es la nueva televisión, los podcasts el nuevo radio y las redes sociales el nuevo periódico. Aunque puedes utilizar cada uno de éstos de manera constante y sin pagar, invertir un poco de dinero te dará más visibilidad y mayor alcance.

5. Da un excelente servicio y atención. Este punto es muy importante. Si toda la transacción de la compra en línea sale bien para el cliente no tendrás ningún problema; pero si sale mal, el cliente va a querer una respuesta y no sólo un mensaje en Facebook o un tweet diciendo cuanto lo sientes. Se atento, contesta las preguntas y dudas que tengan, da seguimiento y si es necesario levanta el teléfono para que sepan que hay una persona atrás de todo esto.

No tengas miedo a experimentar, a probar, medir y hasta cometer errores, ya que todo esto te ayudará a identificar que es lo que el internet tiene para ti y como te ayudará a llevar tu negocio literalmente a cualquier lugar del mundo.

Publicado originalmente en Roastbrief

0 comments on “¿Estar o no en línea? Esa es la cuestión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: