Finanzas

¿Cuánto cobro por mi trabajo?

“Oye ¿y cuesta muy caro?”, “Me gusta tu propuesta, pero ahorita no tengo mucho dinero”, “¿No me puedes hacer un descuentito?”. Si has tomado la iniciativa de iniciar un negocio o de convertirte en un trabajador independiente, seguramente has escuchado estas frases más de una vez. Cuando vas empezando y necesitas comenzar a vender, es cómo una patada en los huevos (disculpen, pero no hay otra manera de decirlo) que un cliente potencial te diga que le estas cobrando mucho o que te intenten bajar el precio por que el primo de un amigo lo hace más barato, haciendo que nos replanteemos si el precio es el correcto.

Uno de los principales dilemas al que nos enfrentamos cuando somos emprendedores o hacemos trabajo de freelance es ponerle precio a nuestro trabajo, en donde la duda siempre es si el producto o servicio es muy caro o barato o si la gente lo va a comprar. Escuchamos muchos comentarios sobre el costo que debería de tener, experiencias de otros emprendedores en donde bajaron el precio y empezaron a vender más; pero la pregunta más útil es ¿tu trabajo lo vale?. Si la respuesta es no, mejor piensa en regresar a trabajar a una empresa o intenta emprender otro negocio. Si la respuesta es si, debes de encontrar el precio que mejor funciona para ti y tus necesidades.

¿Cuánto cobro?

Lo primero que hay que hacer, es estar seguros de que es lo que estamos ofreciendo y que beneficios tendrá nuestro cliente al contratarnos a nosotros y no a nuestra competencia. Muchas personas se fijan en los estudios, certificaciones y diplomas que nos acrediten como “expertos” en algún tema, únicamente para que puedan estar seguros de que sabemos de lo que estamos hablando. Hoy en día, la experiencia cuenta tanto como cualquier papel que diga que sabes de algún tema, por lo que es más importante demostrar tu experiencia con proyectos similares al que te están solicitando para poder validarlo.

Poder justificar tu experiencia y el porqué cobras lo que cobras no sirve de nada si no le ponemos un precio a lo que estamos haciendo, e invariablemente nos preguntamos ¿cuánto vale mi trabajo?. Existen varios elementos que hay que tomar en cuenta para responder objetivamente esta pregunta:

  • Cuánto quieres ganar: Empieza por cuanto ganas ahorita en tu trabajo y si es alcanzable en un inicio. Todos queremos un súper sueldo, pero hay que ser realistas y poner la cantidad que nos gustaría ganar para salir tablas y poder seguir teniendo el estilo de vida que queremos.
  • Impuestos: Tu sueldo neto en cualquier trabajo es con lo que te quedas, por lo que tienes que tomar en cuenta los impuestos que debes de pagar como independiente (Persona Física con actividad Empresarial) que incluyen el IVA (16%) e ISR (depende de los ingresos que tengas, puedes revisar la tabla para cálculo de retenciones en la página del SAT).
  • Competencia: Conoce lo que cobran otros profesionales que ofrezcan un servicio igual o similar al tuyo para saber cual es el estándar de la industria. Este precio lo puedes modificar dependiendo de los servicios adicionales que ofreces y de tu experiencia profesional.
  • Analiza: ¿Tu pagarías esa cantidad por ese servicio? La respuesta inmediata es si, pero después de analizarlo un poco esta respuesta puede cambiar. Analiza si tú fueras alguien interesado en ese servicio y con esas condiciones, si lo pagarías. Si la respuesta es sí, prosigue a preguntarle a tu mercado meta si ellos lo pagarían. Si la respuesta es no, haz algún cambio para llegar al precio ideal.
  • Pregunta: No hay nada mejor que preguntarle a tu mercado meta. No es necesario realizar una investigación de mercado a detalle para saber lo que piensa tu cliente potencial del precio de tu servicio, pero te darás una idea de si es viable o no.

Además de estos elementos a tomar en cuenta, también recuerda lo siguiente:

  • Confía en ti y en lo que estas vendiendo, así llegarás más lejos.
  • Si es posible, pregúntale a tu cliente el presupuesto con el que cuenta o cuanto estaba dispuesto a gastar y ajusta como sea necesario.
  • Si regatean demasiado, déjalos ir. No vale la pena luchar por un cliente que no esta dispuesto a pagar por el valor de tu servicio; además de que puede convertirse en una pesadilla para pagar
  • Si el primer cliente no quiere pagar lo que vale tu trabajo, no te preocupes, él no era parte de tu mercado meta. Los que lo son, lo pagarán.
  • Cobrar lo justo por tu trabajo es muy importante. Aquellas empresas o negocios que no cobran por un servicio se llaman ONG’s y tu no eres una de ellas (por lo menos por ahora).
  • Los precios especiales para amigos y familia no existen (a menos de que sea parte de tu estrategia). Y sí, ellos también tienen que pagar.

Una vez que eches a andar la rueda de las ventas, vas a poder identificar lo que funciona y lo que no al realizar un cotización; conocerás mejor a tus clientes (los que regatean y los que no) y encontrarás la mejor manera de transmitirle a tu cliente el valor de tu trabajo. No tengas miedo de regalar una muestra de tus servicio (una hora de asesoría, una mini sesión de fotos o una consulta); es como comprarse unos pantalones, hasta que no te los pruebas no sabes si te quedan bien o no … pero una vez que sabes cuales te quedan bien, siempre regresas por ellos.

Photo by Ramiro Mendes on Unsplash

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comments on “¿Cuánto cobro por mi trabajo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: