Este año es el bueno: como cumplir tus propósitos de año nuevo.

Estamos a 3 días de terminar el 2017. Tres días que representan un cambio, un nuevo ciclo y una nueva oportunidad. La mayoría de nosotros pensamos en el año nuevo como un símbolo para tomar lo bueno, dejar atrás lo malo, cambiar de página y empezar otra vez. Este cambio trae consigo los muy aclamados y muy poco cumplidos propósitos de año nuevo. Hemos querido dejar de fumar, hacer más ejercicio, comer más saludable y viajar más. Llevar una vida con menos estrés y ganar dinero extra también se encuentran en los primeros lugares de la lista y si eres emprendedor, la lista varía un poco y los propósitos se relacionan al bienestar del negocio.

El 1 de enero, después de haber librado la posible asfixia por meternos todas las uvas a la boca, estamos motivados, con toda la energía para cumplir con cada uno de los propósitos que nos hicimos y esperando sacar lo mejor del nuevo año. Como a muchos nos ha pasado, para febrero la lista de propósitos ha avanzado muy poco y pensamos que un propósito cumplido en 11 meses es más retador. Y así transcurre otro año, en donde nos dejamos llevar por la corriente, el día a día, la monotonía y esperamos a que llegue otro año para hacer borrón y cuenta nueva.

Desde que empecé con la consultoría (y desde que trabajaba de godín), mi mundo se ha basado en objetivo y metas que hay que alcanzar sin importar si quedan tres días u once meses para cumplirlos. Después de un aprendizaje que me cayó como balde de agua fría, me di cuenta que identificar mis propósitos personales y profesionales no debía de ser una causa de estrés, sino una fuente de gratificación y logro (además de hacerme crecer como persona). A diferencia de los objetivos laborales, los propósitos y objetivos personales tienen un mayor peso simplemente por el hecho de que somos nosotros contra el mundo; el reto es nuestro y cumplirlos nos hará sentir como superhéroes.

Cómo cumplir los propósitos de año nuevo

En la vida como en los negocios, puede resultar abrumador  cumplir con nuestros propósitos por muchos factores tanto internos como externos que nos pueden hacer caer en un espiral de procrastinación que termina por desmotivarnos. Afortunadamente, existen distintas maneras de lograr lo que nos proponemos y generar un círculo virtuoso que nos lleve a mantenernos motivados y a sentirnos mejor con nosotros mismos.

No importa si eres emprendedor, catedrático o godín, estos consejos te ayudarán a hacer que este año sea diferente y no dejar intacta la lista de propósitos.

1.- Elige propósitos reales. A veces nos vemos muy ambiciosos y nos ponemos propósitos u objetivos de negocio que por más maravillosos que puedan ser no los podremos cumplir ya sea por falta de tiempo, estructura o simple y llanamente falta de ganas. Entre más sencillo y alcanzable sea el objetivo, más fácil será motivarnos e ir por más.

2.- Divide el propósito en acciones sencillas. Así como lo lees. Por ejemplo: tu propósito es iniciar un nuevo negocio, pero antes de empezar a vender debes de realizar otras actividades (definir el nombre, crear la identidad de marca, conocer a tu mercado, entre muchas otras cosas), antes de poder poner la cereza en el pastel. Si cada una de éstas las divides hasta que se conviertan en tareas fáciles de cumplir, podrás ir tachando la lista más rápido y te motivarás a alcanzar el propósito más grande que es tener un negocio.

3.- Busca apoyo. No quiero decir que salgas a buscar a alguien que te ayude, porqué los propósitos son algo personal, pero si tienes un mentor, un guía o un grupo de apoyo que te motive para seguir adelante, será mucho más sencillo llegar a la meta.

4.- Crea un sistema de recompensas. Los incentivos son estímulos positivos para hacer algo mejor, para terminarlo más rápido o como motivación. Si ya dividiste el propósito en acciones más pequeñas, crea un incentivo para cuando termines cada una de éstas. Puede ser algo tan sencillo como comerte tu postre favorito, comprarte los zapatos de temporada o irte de viaje.

5.- Los propósitos no se crean ni se destruyen, solo se transforman. Si llevas todos los años con el mismo propósito y sigues sin cumplirlo tienes de dos, o ya te pones las pilas para cumplirlo o ¡lo modificas!. Nada en la vida está escrito en piedra y si a la mitad del camino ves que no esta saliendo como lo planeabas, cambia tu estrategia. Es mejor hacer una modificación que se ajuste al momento por el que estamos pasando, que estar frustrados por no conseguirlo. Ojo, esto no quiere decir que el 31 hagas tu lista de propósitos y el primero de enero ya los estés cambiando. En caso de que lo requieras modifica tiempos, cantidades, ingresos, números o lo que sea necesario para que al final del año te sientas orgulloso de todo lo que lograste.

6.- Escríbelos. Puede sonar muy simple, pero tener un recordatorio visual hará que no se te olvide que es lo que quieres lograr y porqué.

Ahora si, aprovechemos estos tres días para cargarnos de energía positiva y demos el paso hacia el 2018 con la mejor versión de nosotros mismos. Dejemos a un lado los pretextos y las excusas para no cumplir con nuestros propósitos, seamos más fuertes para afrontar las situaciones que nos cuestan trabajo y más pacientes para alcanzar todo lo que nos propongamos.

Les deseo un buen fin de año y un 2018 lleno de todo lo que su corazón desea, incluidos todos los desmadres de ser emprendedor.

Photo by Jerry Kiesewetter on Unsplash

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s